Cuando la reputación viene condicionada por el patrocinador

Casa Ronald Mc Donald

El pasado viernes acudí a la casa Ronald McDonald de Barcelona. No iba con ninguna expectativa, de hecho me sonaba el nombre de la fundación porque en alguna ocasión había visto un anuncio en el que la “Ronaldinha” había sido la cara visible, pero no sabía realmente a qué se dedicaban. Acepté una amable invitación de Víctor Horcasitas, su vice-presidente y decidí conocer la entidad de primera mano.

Me gustó la estructura de la casa. Más que una torre de pisos del interior de la ciudad, me topé con un edificio de ladrillos de dos plantas más propio de una casa familiar. Cuando entré la primera que vino a verme fue Paula, una niña de siete años a la que no pude ver totalmente la cara porque llevaba una mascarilla que sólo le dejaba libre los ojos. Durante toda la visita fue como el Guadiana, se acercaba, se marchaba, aparecía de nuevo… realmente se notaba que era el espíritu de allí. Me encantó su curiosidad y desparpajo. Según me informaron sólo se quedaban en casa los niños con riesgo de infección, tenían un tutor que les ayudaba con los deberes, el resto compaginaban la escuela con los tratamientos en el hospital.

Supongo que no debe ser fácil asumir que tu hijo padece cáncer. Como padre o madre se te debe activar toda tu energía para intentar luchar contra la enfermedad. Vi muchas personas luchadoras en la casa, desde los padres con los que me encontré, voluntarios y trabajadores y hasta el gerente, Pere Casas, que transmitía por todos los poros que era un proyecto casi  propio que se debe defender a cualquier precio. Durante nuestra conversación me estuvo comentando, que como cualquier entidad, la principal preocupación era cubrir los gastos de un edificio tan grande como éste y que resultaba difícil conseguir la financiación sobre todo cuando la opinión pública tenía una opinión tan mala de una empresa como McDonald’s, su principal patrocinador.

Para una casa como la de Ronald McDonald que el principal sponsor sea una empresa de comida rápida con denuncias sobre sus alimentos argumentando que no benefician a la salud y que incluso puedan llegar a provocar cáncer constituye realmente un serio problema. Ante esto tiene varios retos que asumir si quiere reforzar su coherencia a nivel de comunicación.  Con este artículo quiero dejar mis sugerencias por si a alguien le sirven de ayuda.

¿Qué es lo que yo haría?

-          Independizar la casa y la fundación a nivel de imagen de su principal patrocinador.

La Fundación Ronald McDonald, de la que depende la casa, nació de modo independiente a la multinacional. Esto es así, porque a pesar de que pueda parecer lo contrario, su origen no fue a iniciativa de la propia empresa como responsabilidad social corporativa. En los años 60, Fred Hill, un jugador del Philadelphia Eagles, tenía una hija de 3 años a la que le habían diagnosticado leucemia. Durante sus muchas visitas al hospital pudo entender los problemas que padecían muchas familias cuando tenían que desplazarse a otra ciudad para que sus hijos recibieran los tratamientos, por esto decidió crear la fundación “Eagles Fly for Leukemia”. Con el fin de recaudar fondos para construir casas que acogieran a familias con enfermos con cáncer pidió el apoyo de algunas franquicias de McDonald’s. Los empresarios accedieron con la condición que se llamara “la Casa de Ronald McDonald”.

Sin embargo, la fundación no parece independiente a ojos vista del público en general. A primera vista, todo el mundo asume que es parte de la empresa McDonald’s. Esto funciona así por tres razones: el logo y la marca de la fundación y los mensajes que se difunden.

- El logotipo de la Fundación indica directamente que es una institución dependiente de McDonald’s:

El logo muestra dos manos estrechándose. Una del payaso de McDonald’s con la “M” de la multinacional.

 - Vinculación de nombre con la marca:

Al ser McDonald’s una marca tan fuerte a nivel internacional, el nombre de las casas, “Casas Ronald McDonald” crea una asociación directa con la empresa, sobre todo en países que no son los EEUU.

- Los mensajes que se difunden para la opinión pública

En las páginas web de la multinacional y de la fundación aparecen referencias ambiguas sobre su relación:

Página de McDonald’s:

Como parte del compromiso de McDonald’s de formar parte de la comunidad en la que se integra y su responsabilidad hacia los valores familiares, nació en noviembre de 1997, la Fundación Infantil Ronald McDonald, una institución benéfica independiente cuya finalidad es poner en marcha iniciativas que contribuyan al bienestar de los niños en nuestro país.

McDonald’s colabora con la Fundación a través de dos vías principalmente: por un lado, todos los restaurantes McDonald’s España donan diariamente el 0,1% de sus ventas, más la recaudación obtenida por la celebración del McHappy Day y la de las urnas de sus restaurantes; y por otro, la compañía aloja en sus oficinas al equipo de gestión de la Fundación y recibe una extensa colaboración voluntaria por parte de distintos departamentos de McDonald’s España y de sus proveedores.

En la página de la Fundación Ronald McDonald:

La Fundación Infantil Ronald McDonald® es una entidad sin ánimo de lucro, completamente independiente, en ningún caso una fundación corporativa.

Pero la relación entre McDonald´s y Ronald McDonald House Charities™, la organización internacional de la que la Fundación Infantil Ronald McDonald forma parte, es muy estrecha y viene dada desde el mismo origen de la entidad.

RMHC™ ha sido la entidad que McDonald´s ha elegido para canalizar su acción social en todo el mundo, durante los últimos 35 años, convirtiéndose en nuestro principal donante y colaborador contribuyendo en gran medida, tanto la compañía como sus franquiciados, al cumplimiento de nuestro servicio a las familias en las Casas Ronald McDonald®”.

Esta asociación no la beneficia ya que muchas empresas evitan apoyar a la fundación cuando consideran que ya hay una gran multinacional detrás que cubre sus gastos. Además McDonald’s ha sido muy cuestionada nutricionalmente por sus productos y los efectos que tienen a largo plazo en la salud. Si la vinculación con esta multinacional no es real (ni a nivel de financiación, ni a nivel de valores) no tiene sentido que continúe.

-          Diversificar su financiación y dar relevancia a otros patrocinadores

Tanto las casas como la fundación se encuentran atadas a su principal patrocinador a través de la financiación. Pero esta financiación ¿la aporta la empresa, o las franquicias? Según un informe de la empresa Corporate Accountability International llamado “Clowning Around With Charity” las casas sólo reciben un porcentaje mínimo de los ingresos de las franquicias de cada ciudad (0,1%), es decir no reciben la financiación directamente de McDonald’s, sino de los empresarios franquiciados. Además la mitad de la financiación viene de las donaciones que los clientes dejan en las huchas. Sin embargo, la multinacional no deja de argumentar en su publicidad que esta acción social llega a ser casi propio de la empresa, como su propia RSC. ¿No sería más coherente dar la visibilidad a todos estos empresarios que son los que realmente están apoyando la fundación, más que a la multinacional, que se está aprovechando de la reputación haciendo publicidad a su costa y le da migajas a cambio? Este cambio de orientación lo va iniciando adecuadamente la casa de Barcelona mencionando a todas las empresas que la apoyan (aunque no a las personas propiamente) pero en cambio, en la web de la fundación solo se mencionan a algunas multinacionales.

-          Hacer una clara apuesta por empresas locales comprometidas con la salud.

Un cambio de estrategia a nivel de fundación sobre el tipo de patrocinadores que la apoyan podría convertir el proyecto de las casas en uno vinculado a un estilo de vida saludable y respetuoso con el medioambiente, el entorno adecuado para que no se desarrolle y progrese una enfermedad como el cáncer. Nuestro país es conocido por impulsar la dieta mediterránea, un estilo de alimentación reconocido a nivel mundial por sus propiedades saludables. Las casas podrían utilizar el mismo método de captación de fondos que han llevado hasta ahora, sólo que ahora pueden buscar socios diferentes. A través de un pequeño porcentaje de beneficios de comercios y restaurantes locales o de grandes productores vinculados con la alimentación pueden intentar conseguir una financiación continuada, si ya existe una experiencia previa al respecto. Otra opción para conseguir financiación a pequeña escala es pedir que en las facturas de restaurantes el redondeo se dedique a la casa.  De este modo las casas Ronald McDonald’s  dejaría de estar asociada una dieta de “importación extranjera” y considerada poco saludable para pasar a ser un proyecto en el que participan empresas locales de un modo activo.

-          Hacer una clara apuesta por el fomento y conservación de la salud en todas sus actividades

El deporte, la alimentación sana, la vinculación con la naturaleza, el fomento de la felicidad y el acompañamiento familiar y de amigos son todos factores que redundan en la superación de la enfermedad y cuidado de la salud. La casa ya está implicada en ello aportando algo clave como es el lugar donde las familias pueden compartir sus vivencias, acompañar a sus hijos y hacer todo este periodo más llevadero para todos ellos. Quizás ya se esté desarrollando todas estas actividades con este fin, pero integrarlas todas con un mensaje vertebrador que apueste por la salud mental, emocional y física ayudaría a transmitir estos objetivos de la casa.

Me imagino que todo esto ya se lo habrá planteado la fundación en algún momento. Supongo que es difícil plantearse un cambio de tanta envergadura, sobre todo cuando hay tantos compromisos adquiridos y tantas personas que dependen de que la fundación y las casas funcionen. Escribiendo este artículo me estaba acordando de Paula y de su mascarilla. Supongo que a ella no le importará del todo quien es el principal sponsor del hogar que habita de modo provisional. Seguro que sólo quiere vivir el día a día, estar lo más cerca posible de su familia y tener una oportunidad más para vivir.

 Fotografía: Familias despidiéndose de otras porque abandonan la casa Ronald McDonald

Tres retos para nuestra sociedad de aquí a 30 años

Cambios en sociedad

Nadie duda que vivamos en una época de cambios. Sin embargo, al contrario de lo que muchos piensan, estos cambios no afectan principalmente al aspecto económico, sino a muchos más aspectos de nuestra vida diaria. Ahora que sabemos que nuestro estilo de vida no funciona en muchos campos estamos definiendo cómo queremos queremos funcionar a partir de ahora. En este artículo he identificado tres tendencias:

-          Pasar de la saturación al vaciado: En los últimos tiempos hemos consumido hasta la saciedad y estamos embotados a todos los niveles:  tenemos los armarios llenos de ropa, las estanterías rebosante de libros, la casa de artículos de tecnología que se vuelven anticuados al poco tiempo, las habitaciones de los niños con juguetes que no podemos ordenar… Hay una sensación de hartazgo genérico que hace que ansiemos un estilo de vida más ligero. Actualmente ya necesitamos desprendernos de toda esta carga de material superfluo  que nos satura físicamente y mentalmente, y que además nos hace consumir excesiva energía ya que todos esos elementos debemos colocarlos, clasificarlos y gestionarlos, se convierten en una rémora para nuestro día a día.

Esta saturación pide un estilo de vida con casas más pequeñas, con menos muebles, más flexibles que permitan espacios polivalentes, con menos pertenencias propias. Son viviendas que acojen a personas con un estilo de vida diferente, que gusta de no tener un domicilio fijo, sino que se localizan según los proyectos en los que tengan que trabajar. Este tipo de viviendas están preparadas para que sus habitantes trabajen allí y sean alquiladas u ofrecidas de intercambio cuando sus propietarios deciden viajar. Son casas que cada vez más funcionarán con sistemas de energía renovables, que aprovecharán sobre todo la energía solar para generar su propio abastecimiento.

Esta tendencia hacia el aligeramiento también se ve ya plasmada en la alimentación. Hay una gran voluntad de cuidar la alimentación para evitar enfermedades mortales. No sólo pueden funcionar los alimentos como elemento preventivo sino que también son parte de un nuevo estilo de vida que intenta consumir lo justo y los productos adecuados que necesita el cuerpo para funcionar óptimamente. Cuanto más exceso de grasa o sobrecarga tiene que soportar el cuerpo (sobrepeso), más energía necesita para moverse, para realizar las digestiones y para sintetizar alimentos. Estamos de camino a un proceso total de ahorro de energía en todos los sentidos.

-          Pasar de la individualidad a la conexión. Nuestra manera de vivir ha sido hasta ahora muy individualista a todos los niveles: haciendo un uso abusivo de los recursos naturales, la manera en que hemos explotado y oprimido al resto de los seres vivos, el modo en que nos hemos relacionado con otras personas, los valores y los objetivos con los que hemos funcionado hasta ahora. La crisis o el cambio ahora nos está dando una nueva oportunidad para conectarnos al mundo de otra manera. Como por ejemplo, explorando las diversas oportunidades para realizar proyectos conjuntos con otras personas, el modo en que se intenta racionalizar los recursos de la naturaleza, la instauración de una producción agropecuaria “eco” más respetuosa con los ritmos de los animales y las verduras y frutas de los que nos alimentamos, participando en proyectos para que salgan adelante sin pedir nada a cambio, buscando un cambio de relaciones personales que permitan reconectarnos a todos los niveles. Un nuevo sistema de conectividad que alcanza también a la tecnología con la explosión de las redes sociales y el Internet de las cosas que conecta todo tipo de dispositivos a Internet.

-          Pasar de la complejidad a la simplicidad. En esta época de cambios, inconscientemente estamos abocados a pasar de la complejidad a la simplicidad, a volver a los pequeños placeres, a las metas sencillas, a un estilo de vida sin grandes expectativas pero acorde con un ritmo sostenible para la vida familiar y que permita el cultivo de amistades. Con este objetivo en mente volveremos a realizar trabajos que antes externalizábamos, como el cultivo de algunas hortalizas en pequeños huertos urbanos, la cocina casera, el arreglo y reutilización de piezas y artículos estropeados, los desplazamientos en otros medios de transporte que no sean los coches donde el tiempo adquiere otra dimensión.

Gracias a esto es posible que recuperemos aficiones que ya teníamos olvidadas y que consigamos el tiempo para las cosas importantes como estar con los hijos, tener conversaciones interesantes con el tendero del barrio y ver pasar el tiempo dejando que el trabajo y su estrés pase a un segundo plano.

Con esta manera tan complicada de funcionar que hasta ahora hemos tenido pienso que nos habíamos olvidado de lo más importante que es vivir. Es posible que una de las buenas consecuencias de toda esta crisis es que se nos esté brindando una nueva oportunidad para reenfocar la vida. Quizás así podamos desaprender hábitos y estilos de vida poco saludables y reencontremos de nuevo el camino de la felicidad.

Créditos foto: MTSOFan (Flickr)

El Internet de las Cosas: Contenidos, plataformas, TV y nuevos tipos de espectadores

Internet of Everthing

En el último CISCO CES quedé impactada por la cantidad de posibilidades que ofrece el nuevo UX open Videoscape Snowflake, la nueva plataforma interactiva de contenidos audiovisuales de CISCO.  Tal como se presentó en el evento, la plataforma crea una nueva experiencia de visualización de vídeos y películas ya que está creada siguiendo la filosofía del Internet de las Cosas (Internet of Everything IoE).

El Internet de las cosas conecta a la red aplicaciones, smartphones y sistemas informáticos de cualquier tipo con el fin de crear flujos de información conectados, ahorrar tiempo con la integración de datos, generar big data para la toma de decisiones y crear un espacio de filtración y selección de la información. El objetivo final es que los usuarios puedan tomar mejores decisiones en muchos aspectos de su vida. Siguiendo esta filosofía, el formato audiovisual y de lenguaje de programación de la plataforma de videoscape Snowflake, permite enriquecer el contenido con etiquetas, mostrando por ejemplo, mientras se está viendo la película quién es el diseñador del vestido de la protagonista y un enlace de la tienda online donde adquirirlo. También es posible localizar geográficamente los lugares en que ha sido rodada y visualizar únicamente las partes basadas en este punto en concreto. Además, al poderse conectar con el sistema domótico de un hogar, crea de un modo automático un ambiente idóneo en la habitación donde se quiere ver la película: rebajando la potencia de la luminosidad, cerrando la puerta o bajando las persianas de la habitación. Sin embargo, el mayor potencial lo ofrecen las posibilidades del formato enriquecido con etiquetas html5. Además de aplicaciones de contextualización, también es posible añadir juegos, apps sociales, noticias relacionadas, definiciones y anotaciones históricas y mucho más. En resumen, este tipo de plataformas son las precursoras del próximo “Internet” audiovisual.

Frente a estos avances, también oigo que cada vez más personas pasan una gran parte de su tiempo viendo la televisión. En España, según un estudio de la Asociación para la investigación de Medios de Comunicación (AIMC) el consumo de televisión sobrepasa al de otro tipo de medios, como el digital, sobretodo en población de más de 45 años.

Según Grant McCracken, un antropólogo cultural que participó en un estudio de Harris Interactive sobre hábitos de consumo de televisión, como vivimos en un mundo con gran cantidad de estímulos compitiendo por nuestra atención constantemente, devorar televisión se ha convertido en una vía de escape. “Fue como una iluminación oír que las personas entrevistadas decían: “Mira, precisamente porque vivimos con tantas distracciones, devorar televisión se convierte en un placer especial” comenta McCracken.  Sin embargo, en España según la AIMC las tendencias de mayor consumo de la televisión, no sólo obedecen a utilizarla como descanso mental, sino también al incremento del envejecimiento de la población, a sus hábitos de consumo y a la situación de desempleo de muchos ciudadanos que utilizan la televisión para ocupar su tiempo libre.

Entonces me pregunto, ¿tendrá éxito una nueva manera más compleja de visualización de vídeos como la que ofrece el Internet de las Cosas? ¿Hay usuarios potenciales para este nuevo tipo de plataformas sobre todo en España?

Si vemos las tendencias de consumo audiovisual analizadas por eMarketer, en EEUU por primera vez este año, el tiempo medio diario de los adultos destinado a medios audiovisuales sobrepasará a la TV (pasarán 5 horas online a través de sus dispositivos móviles o con otras plataformas digitales frente a unas 4 horas y media de visión de televisión). El estudio de medios de comunicación de la AIMC y el informe de la Sociedad de la Información en 2012, demuestran que en España en dos años se ha incrementado el consumo de visionado de películas y vídeos por Internet en un 41,4%. Los jóvenes comprendidos en la franja de edad entre los 16 y los 24 años continúan siendo los usuarios más intensivos de Internet. La franja de edad en la que más crece el acceso a Internet es la situada entre los 55 y los 64 años, que ha pasado de una penetración del 37,7% en 2011 al 43,7% en 2012, curiosamente la misma franja de edad que manifiesta ver más la televisión, por lo que parece que hay una migración de preferencias de consumo.

Lo que es obvio que hay una gran diferencia entre ver vídeos y películas desde plataformas móviles y desde la TV. Mientras que el vídeo través de tablets y smartphones se va convirtiendo en cada vez más social, la televisión se queda para programas más lineales, menos interactivos. A pesar de que las televisiones van haciendo esfuerzos por fomentar la interactividad y su sociabilidad virtual, ver televisión, es cada vez más una vía de escape de un mundo cada vez más exigente con nuestra atención y la propuesta  de un ocio simple, sin grandes complicaciones.

Los usuarios del Internet de las Cosas ya están aquí. Son los jóvenes que pasan un 85% de su tiempo conectados. Además paulatinamente con estas preferencias se van incorporando hombres y mujeres de entre 30 y 45 años. Grandes consumidores de contenidos de Internet ya que pasan gran parte de su tiempo allí buscando información y comprando productos, viendo vídeos, interactuando en las redes sociales, creando su propio material audiovisual y compartiéndolo desde cualquier lugar. Un sector de la población que tiene a Youtube e Instagram entre las tres primeras redes sociales favoritas. Estos nuevos usuarios no se conforman con consumir pasivamente, quieren dejar su huella y buscan su identidad dentro de la interacción virtual. Por esta razón en cualquier lugar realizan fotos, vídeos, consultan, compran y consumen desde su smartphone o desde su tablet. Estoy segura que este tipo de personas más acostumbrado al mundo de Internet, rico y de multi capa, rápido e inmediato, accesible desde cualquier lugar, que les permite participar y dejar su huella en el mundo virtual querrán tener un nuevo entorno afín a sus preferencias. Son los futuros usuarios de este nuevo “Internet” audiovisual. Estaremos expectantes para ver qué plataforma se lleva finalmente el gato al agua y maneje el big data que todo el mundo quiere.

Crédito foto: Nokia_N8 Flickr

La ciudadanía inteligente toma las riendas de Barcelona

Ciudadanía inteligente

En esta nueva economía están apareciendo conceptos que definen cómo la sociedad se está configurando. Uno de los términos que han surgido recientemente es la inteligencia colectiva asociada a la idea de Smart City. Smart city o ciudad inteligente es aquella que hace una apuesta por proyectos y soluciones que utilizan las tecnologías de la información e infraestructuras limpias para apoyar una gestión urbana eficiente, incrementar la participación urbana y promover la sostenibilidad.

El concepto de ciudadanía inteligente está estrechamente vinculado a estas ciudades que se reinventan.  El papel protagonista lo representan los ciudadanos implicados en el diseño y la transformación del lugar donde viven. Así están teniendo lugar proyectos donde las personas generan información valiosa, aplican su conocimiento para solucionar  problemas comunes y generan redes de apoyo.

Barcelona es un ejemplo de cómo esta ciudadanía inteligente desarrolla actividades y hacen de la ciudad un lugar más amable para vivir. Aquí hago una breve recopilación de algunas iniciativas que me han parecido interesantes y que intentan aportar soluciones a algunos de sus problemas como son: el desperdicio de alimentos cuando hay gente sin poder comer, la integración de personas en riesgo de exclusión social, la generación de espacios verdes autogestionados, la recuperación del patrimonio inmaterial para el visitante y la formación para la reutilización de materiales:

-          Confianza Solidaria. Asociación sin ánimo de lucro que crea una red vecinal de ayuda y distribución de alimentos. La asociación hace un llamamiento a dar el máximo de vida útil a la comida, con el fin de que no se desperdicie cuando hay personas sin poder comer. Esta entidad hace un “rescate” de alimentos en comercios, restaurantes e instituciones del barrio para distribuirlos entre familias de clase media que no tienen recursos. Los receptores se convierten al mismo tiempo en colaboradores de la entidad. Cuenta con sedes en varios barrios de Barcelona.

-          Hidden city tours. Rutas por Barcelona de la mano de “los sin techo”. Esta empresa ofrece una nueva manera de ver la ciudad. De la mano de las personas que más tiempo han pasado y vivido en sus calles ofrece una manera diferente de visitar la ciudad.

-          Huertos urbanos. Barcelona, desde 1986 cuenta con espacios dedicados a que personas mayores de 65 años, familias en riesgo de exclusión social y otro tipo de colectivos puedan disfrutar del cultivo de sus propias verduras. Esta iniciativa tiene como objetivo realizar una labor social en los distritos ya que favorece el contacto entre los vecinos, les permite ocupar su tiempo y hacen su papel en la educación ambiental de los colegios del barrio. Además reactivan solares en desuso que se encuentran en el centro de las ciudades. Estos huertos urbanos tienen lugar en parcelas de entre 25 y 40 m2 y se cultivan hortalizas, verduras, plantas aromáticas y flores de temporada.

-          Invisible maps. Una iniciativa para localizar y hacer visible el patrimonio inmaterial de la ciudad de Barcelona. Este proyecto quiere crear una nueva forma de visitar la ciudad, destacando los hechos y las ciudades que han marcado las experiencias personales de sus ciudadanos. A través de códigos QR cualquier persona podrá dejar sus experiencias grabadas en diferentes formatos que serán descodificados a través de lectores QR de smartphones. La idea es geolocalizar en diferentes lugares de Barcelona vivencias y hechos importantes de la ciudad.

-          Millor que nou. Talleres de upcycling o de renovación y reutilización de todos aquellos productos que no se utilizan pero que tienen calidad para continuar ser convertidos en otros artículos. El objetivo de esta página web es ofrecer información de tiendas, mercados de intercambio y ferias donde vender o hacer trueques de todo tipo de artículos y además ofrecer formación, herramientas y apoyo para transformarlos.

-          Pla “Buits Urbans”. El Ayuntamiento de Barcelona, a través de este plan quiere dar un uso útil ciudadano a solares que se encuentran actualmente vacíos y en desuso. Para ello hizo una llamada a entidades vecinales y asociaciones sin ánimo de lucro para que presentaran propuestas de utilización durante un año. Diversas asociaciones han sido las beneficiarias de estos solares que se dedicarán entre otras actividades a desarrollar huertos urbanos para personas en riesgo de exclusión social, iniciativas artísticas para grafitteros, parkings gestionados por personas con minusvalías, pistas de entrenamiento para skaters o talleres para niños y adultos.

PRODUCTO SOCIAL BRUTO: Nuevo índice de medición para la RSE

RSC beneficio social

Créditos foto: Windley

PSB (Producto Social Bruto) es un proyecto online impulsado por seis personas que da valor a la Responsabilidad Social Corporativa o Responsabilidad Corporativa y Sostenibilidad de las empresas (RSC, RSE y RC Sostenibilidad).

Las RSC tratan de introducir cambios en las políticas empresariales desde el interior de la propia empresa, poniendo el énfasis en la ética. Con sus actividades, estrategias y estudios intentan dar un paso más para que las empresas y corporaciones puedan llegar a ser más sostenibles social y medioambientalmente. Los responsables de las RSC impulsan actuaciones como el desarrollo de prácticas empresariales transparentes, la preservación de los recursos ambientales, el respeto a la diversidad, la colaboración con los empleados y el establecimiento de relaciones éticas con todos los públicos.

Uno de los puntos clave de cualquier Responsabilidad Social Corporativa junto con la acción social, el desarrollo sostenible y la acción empresarial es la gestión de la reputación. El Foro de Reputación Corporativa la define como el conjunto de percepciones que tienen sobre la empresa los diversos grupos de interés con los que se relaciona. Éste es uno de los retos que tiene que asumir los responsables de comunicación de cualquier entidad.

Valorar la reputación de una RSE no es sencillo y menos en los tiempos en que vivimos donde la comunicación online y offline van de la mano. Pero ¿por qué es tan importante valorar esta reputación? Según el último estudio II Estudio sobre comunicación y RSE de Novartis y Forética, la mayor parte de las empresas participantes en su estudio valora la mejora de su reputación como uno de los activos que adquiere con una RSC potente. Es decir, las empresas principalmente, y no excluyentemente, establecen políticas de responsabilidad social corporativa  para mejorar su imagen y atraer consumidores que ya no buscan únicamente precio o calidad.

Por esta razón, a través de sus canales de comunicación, despliegan una estrategia que intenta difundir noticias positivas sobre sus actividades sociales y medioambientales, a través de notas de prensa, eventos y premios.

Según este mismo informe, la prensa económica tradicional es líder en publicación de contenidos de RSE con un 57%, aunque buena parte del crecimiento en los últimos años viene dado por la irrupción progresiva de los medios generalistas, que alcanza ya el 20% de la cuota de noticias. Algunas voces han puesto en cuestión que estos medios de comunicación puedan verse presionados en algún momento por contratos publicitarios que evitarían que noticias que no estén alineadas con la estrategia de comunicación de la RSC puedan verse publicadas. Sin embargo, el hecho de exista un buen periodismo independiente y la irrupción de los medios de comunicación 2.0 y las redes sociales ha implicado que salgan noticias de todo tipo ya que los medios de comunicación no convencionales, como blogs y publicaciones online, han incrementado su capacidad de influencia.

Ante esta situación, unos emprendedores de varias ciudades de España han visto la oportunidad de crear una herramienta para valorar desde el entorno online la auténtica reputación de las empresas poniendo a disposición de cualquier usuario y RSC un nuevo índice de medición: el Producto Social Bruto. Este medidor está basado en una plataforma digital independiente donde cualquier persona puede enlazar publicaciones de artículos sobre actividades y acciones de RSC. Los usuarios y consumidores participantes en la plataforma valoran la información, positiva o negativa, que aportan estas noticias creando así un ranking de las empresas que impulsan estas políticas. El objetivo de PSB es ofrecer veracidad y transparencia sobre las políticas de las empresas a través del rastreo de noticias publicadas sobre una marca en cualquier medio. Actualmente hay publicadas más de 800 noticias.

Según uno de sus impulsores, David Beltrán, PSB tiene como objetivo ofrecer un entorno democrático online para que el propio consumidor pueda valorar el impacto de estas políticas y su éxito o fracaso. Basándose en que cualquier persona es consumidora, esta plataforma refuerza el hecho de que cada vez más optamos por consumir productos y experiencias de empresas transparentes y responsables. Esta tendencia ya está marcando la diferencia en los patrones de consumo pero en el medio plazo en nuestro país todavía lo será más. Para las RSC, esta plataforma quiere ser una fuente informativa de referencia de las políticas responsables de las empresas, una medida de la reputación de las marcas,  una ayuda para el establecimiento de hábitos de consumo responsable, y un espejo en el que las empresas puedan ver reflejada la difusión que tienen sus políticas, positivas o negativas.

Big data para la educación: un campo por descubrir

matrix_codigo

Durante esta semana en Barcelona, del 19 al 21 de noviembre, está teniendo lugar el Smart Cities Expo World Congress donde se debate cómo potenciar las ciudades inteligentes y favorecer el cambio para que los ciudadanos puedan desarrollarse y vivir mejor.

Dentro de las múltiples conferencias de este congreso se está tratando de qué manera se pueden aprovechar la gran cantidad de datos generados por los habitantes y por sus interacciones con las TIC, con infraestructuras y otros sistemas de conocimiento, la información conocida como Big data.

Desde hace no mucho tiempo hay una tendencia creciente en las universidades, la posibilidad de ofrecer cursos abiertos, masivos, gratuitos y en línea (los MOOCs). Esta modalidad de cursos empezó en 2008 en la que universidades de todo el mundo empezaron a ofrecer una educación abierta y gratuita en plataformas educativas de Internet. El objetivo es la liberación del conocimiento para que éste llegue a un público más amplio. Las características de estos cursos es que no hay un número limitado de matriculados, el alcance es global, por tanto también pueden asumir una cantidad de participantes superior a la de cualquier curso presencial y cuentan con un sistema de evaluación propio para valorar los conocimientos adquiridos.

La oportunidad que aportan estos cursos es que pueden llegar a través de Internet a cualquier persona interesada en un tema, no necesariamente estudiante universitario, y localizada en cualquier parte del planeta. No sólo difunden el conocimiento en materias que hasta ahora sólo se imparten en universidades, sino que además se pueden llegar a obtener una serie de datos masivos (Big data) muy importantes para mejorar la enseñanza a todos los niveles: social, cognitivo y emocional, a nivel individual, grupal e institucional, además de facilitar y mejorar el apoyo que se ofrece en tiempo real para los estudiantes de estos cursos.

Esta información se puede obtener a través de la muestra de todos los participantes ya que se recogen datos en todos los pasos de su proceso de aprendizaje online. Esta información es valiosísima, las instituciones podrán utilizarla para diseñar currículos más personalizados que recojan y mejoren carencias, adapten los contenidos a las necesidades reales de los participantes y acotar o ampliar itinerarios de aprendizaje. Con los datos recogidos en los MOOCs, las universidades podrán solucionar las necesidades de los estudiantes con módulos adaptados, plantear tareas, recoger feedback y diseñar formación más relevante para sus estudiantes lo que redundará en un aprendizaje más efectivo y en definiva una mejora del sistema de enseñanza.

Sin embargo este tipo de cursos tienen que asumir una serie de retos para lograr este último objetivo como son: mejorar la integración de los cursos con las redes sociales, la generación de perfiles más completos de los participantes y sobre todo llegar a ser masivos para conseguir el Big data necesario para empezar a sacar conclusiones.

Las expectativas puestas en estos cursos abiertos online y los datos que se pueden recabar para mejorar la comunicación son muchas. A lo largo del tiempo se verá si los MOOCs pueden llegar a cumplir estas promesas.

Las universidades del estado español que han empezado a ofrecer MOOCs son las siguientes:

Universidad de Alicante, Universitat Autònoma de Barcelona, Universidad Autónoma de Madrid, Universidad de Cantabria, Universidad Carlos III, Universidad Católica San Antonio de Murcia, Universidad Complutense de Madrid, Universidad Corporativa del Consejo General de Enfermería de España, Universitat de Girona, Universidad de Huelva, Universidad Politécnica de Cartagena, Universidad Politécnica de Madrid, Universitat Politècnica de València, Universitat Pompeu Fabra, Universidad Rey Juan Carlos, Universidad de Salamanca, Universidad de San Pablo- CEU y UNED.

Para más información también podéis visitar:

http://educapress.com/

http://www.mooc-list.com/

http://www.mooc.es/listing-tag/espanol/

 

 

¿No captas la atención de tu audiencia? Aquí te dejo unas cuantas recomendaciones

Captar a tu audiencia

¿Cuántas veces has impartido una conferencia o una charla sobre un tema muy interesante y tu público ha desconectado a los dos minutos? ¿No te da rabia? Es una pena que después de todo el esfuerzo que has hecho en preparar tu exposición y toda la experiencia que tienes sobre el tema no seas capaz de comunicarlo bien. Porque ése es realmente el problema, no que tu audiencia esté desmotivada o que sean todos unos impresentables.

Hay que coger el toro por los cuernos. Tienes que plantearte cómo vas a hacer que el público entienda tu mensaje y tomar una posición proactiva para llegar a ellos y mantener su atención. Al principio, puede que no te salga muy bien, pero la práctica hace los maestros.

Para mejorar la atención de tu audiencia te dejo una serie de recomendaciones por si te sirven de ayuda:

Prepara bien tu intervención: una buena planificación hará que te encuentres más seguro en el escenario, haz una lista de las ideas que quieres transmitir y los objetivos que quieres conseguir con esta exposición en concreto. Cada intervención es única y tu público también. Por tanto, cuando más conozcas a tu audiencia, sus intereses reales o los motivos por los que han asistido a tu conferencia podrás adaptarla más fácilmente a cada situación en concreto y dar en el blanco. Hay lugares donde puedes preguntar previamente qué tipo de personas asisten a las conferencias. ¿Son estudiantes, profesionales, tienen un interés genuino o simplemente estaban de paso? Puedes pedir un listado de las asistentes confirmados y mirar en las redes sociales sobre qué temas hablan, su edad aproximada o su profesión. No siempre los organizadores facilitan esta información, pero como yo digo: “preguntar no es ofender”.

Crea una estructura del discurso y mantenla a lo largo de toda tu intervención: una buena estructura es como un mapa mental que ayuda a tus oyentes a saber cómo se va a desarrollar la conferencia y a ubicarlos cuando se amplían los temas y nos hemos alejado del punto inicial. ¿Cuántas veces te ha pasado que has empezado en un punto y después te has ido por las ramas? Tú a lo mejor sabes lo que has transmitido, pero, ¿y tu público? ¿con qué se ha quedado? ¿Ha entendido el objetivo de tu ponencia? Para evitar esto hazte un esquema y llévalo cuando estés hablando. Cuando seas consciente de que te estás desviando, recapitula y retoma el guión. Ayudará a los asistentes a no perderse en el bosque de tus ideas.

Escoge titulares: Seguro que hay aspectos clave que quieres que no se pasen por alto. Crea titulares para tu público, si te apoyas en power point o Prezi asegúrate que están escritos cuando introduces estos temas y refuérzalos con la entonación. Es importante que se queden con ellos porque sintetizan tu exposición. Si eres de los dispersos, tener el apoyo de un elemento escrito te ayudará también a  a enfatizar las ideas esenciales a lo largo de tu intervención y a no desviarte demasiado.

Aporta datos: cada persona entiende y conceptualiza la realidad con diferentes elementos. Para un sector de la población más analítico es interesante dar datos sobre el tema que estás desarrollando. Más que nada porque con datos cuantitativos y cualitativos pueden dimensionar y delimitar la cuestión que se les está presentando. Si dices que hay un incremento en algo, pueden ver “realmente” el incremento con un porcentaje. “Muchos”, “disminución”, “un gran número”, “incremento”, “la mayoría”… son palabras que no tienen la misma fuerza que 123.000 clientes, menos del 20%, 65.000€, un aumento del 300% o un tercio del segmento de población, ¿no crees? Tenemos que hacérselo fácil para que puedan entender la envergadura de lo que estamos contando .

Pon ejemplos y cuenta historias: A tu público tienes que moverlo, agitarlo, emocionarlo para que se implique en el tema que estás planteando. Ponle ejemplos, apela al tú, qué mejor que un.. ¿a ti no te ha pasado que…? Tráelos a tu campo. Las historias, los ejemplos, lo que ahora se conoce como “storytelling” los sacan de su ensimismamiento y los llevan a un mundo que reconocen porque allí han sentido emociones, han sufrido, reído o llorado. Activan una parte clave del cerebro. Con anécdotas y relatos tu audiencia puede llegar a identificarse con el protagonista, que en este caso eres tú y seguirte a lo largo de todo el camino que les quieres mostrar.

Espero que todas estas sugerencias te hayan servido. También me sirven a mí. Así que ánimo y practica todas las veces que puedas, verás como al final consigues el cambio.

 

Alternativas para conseguir financiación para tus proyectos sociales

Alternativas de financiacion para proyectos sociales

Si estás involucrado en una asociación sin ánimo de lucro, sabrás que uno de los principales problemas que suelen tener estas entidades es la falta de financiación. Esto es debido, no sólo a la falta de ayudas públicas, que cada vez son más escasas y no pueden financiar todas sus peticiones, sino también, a que van surgiendo cada vez más personas se encuentran en situación precaria y proyectos valiosos que no encuentran patrocinador. Según datos de Según el Anuario del Tercer Sector en Acción Social, la inmensa mayoría de entidades, el 96,7% del total, atribuye a las dificultades económicas no llegar a cumplir con sus objetivos. Es una lástima, ya que la financiación es, de lejos, el principal reto que deben afrontar este tipo de  entidades para poder continuar con su actividad. Se puede seguir llamando a las puertas habituales pero también hoy en día hay que buscar vías alternativas.

En este artículo os he querido dejar una recopilación otras posibilidades de financiación:

1-       Pasarela de pay-pal en tu site.

El primer lugar dónde empezar a obtener financiación es desde la propia web. ¿Cuántas personas se involucran en tu entidad porque creen en el proyecto? Ofréceles una posibilidad de que participen el proyecto a través de la donación voluntaria, hazles socios. Hay muchos plug-ins de pago para wordpress o blogspot, en caso de que tu web esté construida con esos sistemas.

Paypla plugin

2-     Plataformas de crowdfunding

El crowdfunding es la financiación de proyectos a nivel colectivo. Este tipo de financiación es una tendencia cada vez más al alza, debido a los problemas de captación de fondos de todo tipo de proyectos: artísticos, empresariales y también sociales. Según un estudio realizado por Info Crowdsourcing está claro que el crowdsourcing y crowdfunding (plataformas de colaboración abierta y financiación colectiva) han sufrido un crecimiento importante en los últimos años en este mercado, en España y Latinoamérica. Según este informe, el crowfounding consiguió mover en 2012 a nivel global 2.700 millones de dólares y más de 7 millones de euros en España, uno de los países donde más se está moviendo el sector. De hecho, España es líder en cuanto a este tipo de plataformas, con un total de 47 plataformas de las 62 establecidas en el mercado hispano.

De las plataformas de crowdfunding destinadas a proyectos sociales destacamos:

-       Teaming  Una plataforma de micro-financiación que consigue fondos con un euro de muchas personas. El valor de esta iniciativa es que todos los usuarios contribuyen a cada causa con la misma cantidad, 1€ al mes, lo que permite conseguir financiación a largo plazo. Aúna el trabajo el equipo con la microfinanciación.

-       Goteo Una plataforma generalista. Una red social de financiación colectiva o crowdfunding  con colaboración distribuida desde la que impulsan el desarrollo autónomo de iniciativas, creativas e innovadoras, que contribuyan al desarrollo del procomún, el conocimiento libre y/o el código abierto.

-       Migranodearena Una plataforma  que tiene como objetivo recaudar fondos a favor de las Instituciones benéficas.

-       Mi aportación Un proyecto sin ánimo de lucro basado en crowdfunding que pretende comunicar y cubrir las pequeñas necesidades de personas en situación socio-económica desfavorable a través de entidades sociales.

3-     Apps

Para entidades con mayor capacidad económica, ésta es una de las mejores opciones para incrementar tu finaciación. Eso sí, tiene que ser una entidad capaz de generar contenidos muy frecuentes y atractivos para que los usuarios quieran donar a través del móvil su aportación económica. Esta opción es apta para entidades que captan gran cantidad de proyectos o de personas con necesidad de financiación.

Es una opción a tener en cuenta ya que en España hay más de 62% de los usuarios de móvil tiene un smartphone y además se ha incrementado un 210% en usuarios que navegan por Internet a través de él.

4-     Alianzas

La última opción es la captación de alianzas, de empresas y entidades que se quieran involucrar en el proyecto. La Responsabilidad Corporativa de Empresas está en auge. Las empresas, ya no cuenta que han de generar riqueza como tales, sino que además han de contribuir socialmente y dejar una huella relevante en su entorno.

También pequeñas empresas y comercios quieren aportar de alguna manera a su entorno más cercano. Por ello, una opción de las asociaciones sin ánimo de lucro es salir a contar sus proyectos y sus causas a estas pequeñas y grandes empresas para conseguir crear una infraestructura estable para que cada vez más personas se involucren y lo apoyen.

Crea tu mapa para entender el mundo

SenatorsthatSay-Yes-toStrikingSyriaLos mapas se han convertido en unas poderosas herramientas para comprender sucesos de grandes dimensiones. Hemos podido ser conscientes de la envergadura de tragedias y conflictos en países lejanos, como el terremoto de Haití, la guerra en Libia y los reactores nucleares afectados por el terremoto en Japón gracias a los datos sobre mapas. En el mapa que tenéis arriba podéis ver los senadores de EEUU que han dado su voto afirmativo para los bombardeos a Siria.

Para poder crear nuestros propios mapas, existen varias herramientas on-line que combinan valores y personalizan la visualización. Estas tres que destaco son especialmente útiles:

  • Google maps es el “rey” de la visualización terrestre desde el aire. Con Google maps cualquier persona puede medir distancias entre dos puntos del planeta, encontrar a personas, crear una ruta, conocer la franja horaria de cualquier ciudad de mundo, etc. En Google Maps Mania tenéis una lista exhaustiva de las posibilidades que ofrece. Además de todo esto se puede personalizar un mapa con datos externos. Google fusion tables permite importar datos propios para después aplicarlos sobre los mapas de google.

Aquí tenéis un ejemplo realizado por Maptd que combina zonas sísmicas con localizaciones de reactores nucleares:

global-earthquake-activity-vs-nuclear-power-plant-locations

  • Gunnmap: Es una aplicación que permite personalizar un mapa mundial con valores propios o con los que cuenta el sistema por defecto: población, gasto militar, índice de nacimientos y el Producto Interior Bruto. Permite guardar el mapa creado como jpg o png. Es la aplicación más sencilla de las tres para crear un mapa personalizado.

Aquí tenéis un ejemplo de un mapa sobre la población mundial realizado con esta aplicación:

Mapa poblacion mundial

  • Targetmap: Permite crear tu propio mapa con datos importables desde excel. Los mapas creados pueden ser compartidos e insertados en una web. A diferencia del anterior, se puede delimitar un país, crear un mapa propio utilizando datos externos y tener una visión más detallada introduciendo códigos postales por ciudades.

Ahora sí que no hay excusa para poder crear nuestros propios mapas, lo único que tenemos que saber es qué queremos analizar y visualizar.